Sistema de Aseguramiento / ¿Qué es el aseguramiento de la calidad?
¿Qué es el aseguramiento de la calidad?

La Universidad Autónoma del Caribe, tiene como propósito articular los diferentes procesos de evaluación, permitiendo un mejoramiento continuo que conlleve al logro de altos estándares de calidad a nivel nacional e internacional.

El modelo para el aseguramiento de la calidad  en la uac se desarrolla bajo cuatro etapas cíclicas que contemplan: Planeación, Análisis de la información, Evaluación y Acciones de Mejora, PLANEA, el cual enmarca de inicio a fin las etapas bajo las cuales, tanto los programas académicos como la institución en general, deberán desarrollar  sus actividades y promover un mejoramiento continuo que conlleve a una calidad integral.

Este ciclo contribuye a consolidar una cultura de autorregulación y autoevaluación, que permita brindar una formación de calidad y generar impacto en el entorno.
 


Las etapas de este ciclo están enmarcadas dentro de los procedimientos de: autoevaluación PR- Proceso de autoevaluaciónPR- Registros calificadosPR - Desempeño de los estudiantes, PR- Evaluación docente, PR- currículo, PR -Desempeño de personal administrativos, PR- Planes de mejoramiento

Sistema de Aseguramiento / ¿Qué es la calidad en la UAC?
¿Qué es la calidad en la UAC?

La educación ha sido considerada a través del tiempo, como instrumento crucial para el desarrollo sostenible, la reducción de la pobreza y la consecución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Esto se enmarca en diferentes reflexiones donde se hace un llamado a “reafirmar la prioridad de la educación superior”, ante la complejidad de desafíos mundiales, donde se hace necesario avanzar en la comprensión de problemas polifacéticos con diferentes dimensiones sociales, económicas, científicas y culturales.

Afrontar estos desafíos con los rápidos cambios que provienen de la globalización, ha generado contundentes transformaciones en la estructura de las economías y en los mercados laborales del mundo, lo que ha impulsado a las instituciones a re-direccionar sus acciones y estrategias hacia el fortalecimiento integral y al mejoramiento de los procesos misionales, respondiendo a las nuevas oportunidades y retos que da el contexto regional, nacional e internacional.

En este sentido, la Universidad Autónoma del Caribe asume el desafío y define la internacionalización, la interacción y la gestión de las funciones de docencia, investigación y extensión, para responder a los requerimientos de la sociedad y a la competitividad económica regional y nacional con un desarrollo académico e investigativo de calidad , apostándole a ser una institución generadora de cambio y transformación con prospectiva al futuro de un contexto que demanda ser cada vez mejor.

Por tanto, para lograr este propósito la Universidad analiza diferentes conceptos que asocian la calidad, entre ellos: la capacidad que tiene una institución de satisfacer las demandas externas (pertinencia); entendida como excelencia; como cumplimiento del propósito misional, como transformación del estudiante. No obstante, es importante reconocer que independiente del concepto que se utilice, el mejoramiento continuo será transversal, puesto que la calidad no es estática, debe ser un referente que siempre se trate de alcanzar, pero nunca se logra plenamente, por lo cual la institución se mantiene en su búsqueda.

En coherencia con lo anterior, se precisa desde el año 2002 la calidad en el proyecto educativo institucional como un principio orientador del quehacer institucional, entendida ésta como un proceso continuo que genera el esfuerzo, tanto individual como colectivo, hacia el incremento permanente y significativo del nivel de efectividad institucional.

Así mismo, en el año 2008 la alta dirección de la Universidad Autónoma del Caribe en su direccionamiento estratégico, declara como política, la generación de una cultura de calidad, bajo la cual se emprenden los procesos de autoevaluación y autorregulación permanente y el mantenimiento de un sistema de gestión de calidad bajo la norma ISO 9001:2008. Esta declaración fue actualizada en el año 2015 mediante Acuerdo N° 836-05, en la que se compromete con la transformación de sus procesos académico - administrativos, basado en la construcción de una cultura de evaluación, el manejo eficiente de los recursos y el cumplimiento de las normas legalesy reglamentarias que la rigen, generando una formación integral de alta calidad con impacto en el entorno y proyección para el desarrollo sostenible, satisfaciendo las expectativas y necesidades de la partes interesadas.

Esta política se establece teniendo en cuenta que la misión de la institución se encuentra asociada con el compromiso de entregar a la sociedad un servicio de calidad; por tanto es una prioridad y está estrechamente asociada con la pertinencia, conforme se busca dar soluciones a los problemas y necesidades locales, regionales e internacionales.

La calidad del servicio de educación asociada a la oferta académica y su pertinencia, depende de sus profesores, estudiantes, procesos académicos, de la gestión académica, administrativa y financiera que se pongan en marcha, de la infraestructura y del ambiente de vida universitaria que se pueda construir, articulados todos en función de los objetivos o propósitos misionales.

La calidad de los profesores se relaciona directamente con su formación, competencia pedagógica, cualidades morales, éticas y humanas, condiciones de vida y trabajo, además de la disposición permanente para asumir su función docente, investigativa y de proyección a través de los resultados que sus actuaciones puedan generar; por su parte, la calidad de los estudiantes depende, en buena parte, de los resultados académicos obtenidos, entendido éste como la suma de capacidades y permanencia en el esfuerzo personal que pueda lograr en términos del saber ser, del saber hacer y de las relaciones que pueda establecer con otras personas, con el colectivo social y con su entorno para dar respuesta a las necesidades del contexto.

Por otro lado, la calidad de sus procesos académicos es proporcional a la calidad de los currículos, relacionado ello con los objetivos de formación, la validez, flexibilidad, integralidad, interdisciplinariedad, pertinencia y la posibilidad de homologación nacional e internacional. Además de la diversidad de enfoques utilizados para su comprensión y metodologías que comprometan más la participación de los estudiantes en la gestión de su propio aprendizaje, en el desarrollo de sus competencias comunicativas, el desarrollo de una segunda lengua, formación para la investigación, conciencia ambiental y en la utilización de nuevas tecnologías de la información y la comunicación, entre otros elementos.

La calidad del ambiente de vida universitaria tiene que ver con las posibilidades que tienen estudiantes, docentes, egresados, directivos y personal administrativo, de reconocerse en su diversidad étnica, cultural y social, aceptar y dirimir sus diferencias y acatar las normas de convivencia académica, en un clima de respeto y tolerancia, cuyo ambiente este fortalecido por espacios que permitan el planteamiento de ideas y la amplia participación de todos los miembros para el mejoramiento de su calidad de vida. Todo esto enmarcado en una política que apunta a la formación integral y el desarrollo humano de todos sus miembros, enmarcado en estrategias que garantizan los recursos necesarios, suficientes y sostenibles para fomentar el aprendizaje, la investigación y el desarrollo de la comunidad universitaria.

Conforme a lo anterior, la universidad, adapta su estructura organizacional favoreciendo procesos de gestión académica, administrativa y financiera enfocados en la calidad y excelencia académica, articulados con la investigación y la proyección social para dar cumplimiento a sus propósitos misionales, principios, políticas y valores, al tiempo que se requiere brindar un manejo eficiente de los recursos financieros, humanos, físicos, económicos y tecnológicos que permitan el cumplimiento de sus objetivos de desarrollo y su compromiso con la calidad.

En este sentido, la calidad como horizonte del quehacer institucional, es un proceso continuo y sistemático que comprende la planeación, gestión por proceso, evaluación y mejora continua para el cumplimiento de las funciones universitarias, dentro de parámetros de eficiencia, eficacia, transparencia y la racionalidad del gasto, constituyéndose en factor esencial para el logro de la efectividad institucional.



Es así que, en primera instancia la planeación está enfocada al establecimiento de los objetivos y especificación de los procesos y recursos necesarios para cumplir los objetivos planteados. Desde la planeación se direcciona en la definición de acciones y tiempos para el desarrollo de procesos sistemáticos y eficientes.

En un segundo momento, la Gestión por proceso facilita la coordinación y/o articulación de cada una de las partes del sistema que componen la institución, por tanto, se considera un elemento clave para el desarrollo de la misma en el sentido que permite la identificación y el control de los procesos que influyen en la calidad, posibilitando la interacción de forma sistémica de todos sus procesos, proveedores y comunidad universitaria.

La gestión por procesos permite que las políticas, los lineamientos estratégicos y la cultura organizacional, se materialicen y produzcan resultados concretos. En consecuencia, para el logro de la calidad se requiere de un conjunto de relaciones de coherencia entre los componentes de la Universidad concebida esta como un sistema.

Posteriormente, la evaluación como una herramienta fundamental para hacer seguimiento a las apuestas y retos asumidos por la Universidad y para el mejoramiento de la calidad, dado que permite identificar el estado actual de la Institución y proporciona información para establecer fortalezas y debilidades a partir de las cuales se orienta el diseño de políticas, la definición de programas, así como también, la elaboración de planes de mejoramiento. La evaluación implica el desarrollo de procesos de autoevaluación, cooevaluación y la heteroevaluación.

La Autoevaluación entendida como proceso de reflexión y análisis interno sobre el quehacer de la Institución que consiste en comparar, en forma sistemática y permanente, el estado actual y el estado deseado. La coevaluación es la practicada por compañeros entre los diferentes procesos. La heteroevaluación hace referencia a la evaluación realizada por agentes externos y es la Institución quien de manera voluntaria asume esta como una oportunidad para rendir cuentas a la sociedad y al estado sobre el servicio de educación que ofrece.

Por último, la mejora como proceso continuo, entendido como la construcción constante y participativa de las acciones que permitan mejorar la capacidad institucional y alcanzar mejores resultados en cada uno de los procesos, de tal manera, sea posible dar cumplimiento a los propósitos misionales y responder a los nuevos requerimientos del contexto externo e interno.

Las acciones de mejora resultan de los procesos de evaluación realizados, se ejecutan a través de un plan, se priorizan de acuerdo a los objetivos y recursos con los cuales se cuenta en el periodo determinado para tal fin. El seguimiento de estas acciones es realizado por la Dirección de Planeación con la periodicidad que se defina para tal fin. De esta forma, se logra el fortalecimiento de la calidad y la generación de un insumo para iniciar nuevamente con el ciclo de planificación, evaluación y mejora continua como eje del desarrollo de los procesos de aseguramiento de la calidad.

La Universidad Autónoma del Caribe en coherencia con las demandas globales, nacionales y regionales tiene la misión de emprender la búsqueda de caminos que contribuyan a hacer realidad los retos actuales “Colombia más equitativa, en paz y mejor educada”, “Colombia Competitiva” y el Caribe “próspero y sin pobreza extrema” a través del establecimiento de objetivos estratégicos que propendan por el desarrollo de transformaciones e innovaciones basadas en conocimiento, la formación de integral pertinente y de calidad; y la articulación con el sector público y privado y las demandas de su entorno, logrando de esta manera llegar a ser la Universidad que se propone en su redireccionamiento estratégico “De Docencia con énfasis en Investigación”, de la mano con la tendencia de nuestro contexto.

Hoy es posible evidenciar a través del desarrollo de estos procesos el fortalecimiento de una cultura de calidad en los procesos de gestión académica y administrativa que han contribuido al logro de muchos objetivos, entre ellos a la acreditación de 6 programas: Ingeniería Mecánica, Ingeniería Industrial, Administración de Empresas Turísticas y Hoteleras, Administración de Empresas, Derecho y Diseño de Modas, así como también a la certificación del sistema de gestión de calidad con base en la norma ISO 9001:2008. Estos procesos de autoevaluación y autorregulación han marcado pautas para mejorar la calidad en su concepción pluridimensional con miras a la acreditación institucional.

Sistema de Aseguramiento / Modelo de autoevaluación
Modelo de autoevaluación


More in this category: Convocatoria EQUIPOS EVALUADORES »